30 septiembre, 2004

teoría

La cuestión no era solucionar la diferencia, los vínculos de género nunca fueron sencillos, así que decidió profundizar en el acto comunicativo tratando de que la entropía fuera mínima.
La comunicación se tornó algo lineal, ella defendía el feminismo ilustrado y él quería una relación pura sin nada de androginia socioactidunal.
Él tenía su método, ella su técnica. Había feedback, claro, las relaciones humanas no son unidireccionales, pero nunca quedó claro si carecían de roles o estaban atados a ellos.
Se habían conocido en “Queer” un boliche politiquero que tendía a transformar la identidad de sus habitantes. Aquella noche nada calurosa él se acercó a ella.
- ¿No querés ser parte de mi umwelt?, dijo con una sonrisa seductora casi en su oído.

Ella no hizo esperar su respuesta y algo seria le m
encionó que su repertorio lógico proyectivo no estaba pudiendo identificar claramente el entorno.
Él asumió su carácter de gregario e insistió con claras señales que ella pareció no significar.
Sin darse por vencido él manifestó un token, para ver si podía llegar a su type, y ella dejó de lado su plano de expresión y paso al de contenido, ese que marca la sociedad y que a veces la aburría.

Mi type no admite infinitos tokens, pero si querés podemos probar, dijo resuelta ella para sorpresa del tipo.

Mi token es particular, agregó él.
- ¿Cuál es tu signo? preguntó ella, algo tímida repentinamente.
- Ya sabes, dijo él, los signos no son ocurrencias fijas, no podría responderte en esos términos, pero podrías ser mi significante y yo aceptaría encantado ser tu significado.
- ¿Pero qué denotaríamos?
- Y, qué puedo decirte, de ti denoto y connoto y vuelvo a denotar cuando quieras.
No te parece que nuestra hipercodificación puede llegar a transformarse en una metacultura.

- Contigo no me importaría…
- Creo que monologas hegemónicamente y yo prefiero una regeneración permanente.
- Oh! Sí, discúlpame. Te heterodesigné y eso no está bien de mi parte.
Pero ya era un poco tarde y ella bostezaba. Lo miró aburrida.

- Te puedo invitar con un whisky, importado, dijo él, tratando de cambiar de tema.

Ella alejó hacia la puerta y despidiéndose le dijo:
- Prefiero los denoconnotativos, son industria nacional.


Comments:
Nice! Where you get this guestbook? I want the same script.. Awesome content. thankyou.
»
 
I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»
 
I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Nihil humani a me alienum puto (Terencio)