11 mayo, 2006

de Borges

El Hacedor - Jorge Luis Borges


Mirar el río hecho de tiempo y agua

y recordar que el tiempo es otro río,

saber que nos perdemos como el río

y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño

que sueña no soñar y que la muerte

que teme nuestra carne es esa muerte

de cada noche, que se llama sueño.

Ver el día o en el año un símbolo

de los días del hombre y de sus años,

convertir el ultraje de los años

en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso

un triste oro, tal es la poesía

que es inmortal y pobre. La poesía

vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara

nos mira desde el fondo del espejo;

el arte debe ser como ese espejo

que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,

lloró de amor al divisar su Itaca

verde y humilde. El arte es esa Itaca

de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el día interminable

que pasa y queda y es cristal de un mismo

Heráclito inconstante, que es el mismo

y es otro, como el río interminable.


Comments:
Great site lots of usefull infomation here.
»
 
Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
»
 
Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
»
 
Really amazing! Useful information. All the best.
»
 
Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»
 
Greets to the webmaster of this wonderful site. Keep working. Thank you.
»
 
Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»
 
I find some information here.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Nihil humani a me alienum puto (Terencio)