06 febrero, 2008

Valizas indocumentada

Valizas. Me paso la lengua por los labios y siento la sal. Me comería. Las dunas son fondo perfecto para cualquier pensamiento, la gente camina al Polonio, lenta, parecen hormiguitas.
Estoy en Uruguay y no me lo creo y no me lo creo.
Parece increíble pero hay un cibercafé, en realidad hay un rincón perfecto, de esos que uno quisiera habitar eternamente: Punto G.
Liviana estructura de madera que contiene, además de las computadoras, un mini museo, información turística y exquisiteces culinarias, entre las que se sugiere el helado de miel, naranja y jengibre. La vista, entre los pajonales, la laguna que refleja perfectos colores y el cielo que un día está plomizo y el otro está celeste y atrapa. Podría permanecer aquí, así, sin salir de esto. Mirar infinitos atardeceres.

En la playa el agua del Atlántico es tanto más generosa que la del Pacífico, su temperatura especialmente, baños eternos, baños silenciosos. Hago la plancha mirando el cielo, dejándome elevar por las olas, sintiendo la bella levedad del ser
.
Valizas, rincón de Rocha, de este Uruguay que tiene lujos que todos debiéramos darnos de tanto en tanto.

Me contaron que en el Polonio están por subir una hormiga gigante al faro. Me lo contaron con la satisfacción de imaginar a los milicos haciendo arte... Me lo contaron con el reconocimiento a la buena idea del gobierno de poner mujeres al mando del ejército y de la policía... Me lo contaron como algo obvio y necesario, que incide en el trato cotidiano entre uniformados y civiles. Me hicieron reír. Todo tiene perspectivas insospechadas.

Hoy temprano (llegué de Valizas de madrugada) fui a hacerme la cédula. Con el recuerdo de que en Chile te dejan elegir la foto, si no te gusta te sacan otra. Acá, casi mejor, te sacan la foto y si saliste mal, te lo dicen y te piden que te arregles y también que sonrías. No saben qué bien quedé!

Comments:
La cédula! Algo así como volver a nacer.
Qué maravilla Valizas...Amo los perros de valizas, grandotes y pacíficos.
Un abrazo.
 
boludaaaa!!! estuviste en uruguay y no avisaste!!??

y si fué por esa fecha, estamos con Dalai a pasos del poloniooo!!

necesito saber másss :)

un abrazo de aquellossss!!!
 
:)
 
Les dejo esto que escribí sobre valizas...
abrazo
Inés

Bueno...por dónde empezar...conozco Valizas prácticamente desde que nací, mi primer enero lo pasé en ese maravilloso lugar...hace veinte años que voy, y nunca, ni un sólo verano deje de ir...tengo la muy buena suerte de que mi abuela tiene casa allá hace unos veinti y tantos años...
Voy desde la época en que no había luz y su nombre no aparecía en los mapas (cómo me enojaba eso!), cuándo llegaba marzo y la maestra preguntaba, a dónde fueron estas vacaciones? yo toda orgullosa decía que había ido a Valizas, y la mayoría de mis compañeros me miraban con cara rara...no tenían ni idea de que les hablaba, ahora a Valizas, hasta las murgas la nombran...Es tan raro recordar cómo era pasar todo un mes sin luz, uno ahora disfruta otras comodidades, como la ducha calentita y usar la radio sin pilas, pero también se añoran otras cosas, pasar las noches de verano a farol y vela, calentar el agua al sol, para cuando volvíamos de la playa...también soy de la época en que nadie se preocupaba demasiado por el bien de las dunas, y el Francés nos llevaba al cabo por el medio de ellas, era una experiencia maravillosa...
De Valizas tengo los mejores recuerdos de mi niñez, no podía concebir que verano fuese otra cosa que Valizas...
Personajes famosos si los hay...mi personaje favorito, por el cual tengo un inmenso cariño es Ruiz y sus "Artesanías Aripuca", de chica amaba ir a visitarlo, y tocar todas las artesanías- mis favoritas eran las máscaras y los monjes para inciensos- avalada, nada más y nada menos, por el cartel que decía "prohibido no tocar, ta?", a cambio de toda esa generosidad, le llevabamos nuestras pequeñas obras de arte, que años más tarde, me emocioné mucho al saber que todavía las guarda...ahora ya no le converso tanto como antes, ya no paso a tocar las artesanías y mucho menos le llevo dibujos, pero cada vez que paso, así sean cinco veces al día, le dedico un saludo, que a simple vista parece uno más entre tantos, pero va cargado de cariño y afecto...
No me puedo olvidar de cuando Valizas se viste de fiesta, y por allá, por febrero, elige a su reina y su rey del carnaval (porque Rey de la Milanesa ya tiene), todo organizado y patrocinado por el Yiye, ese personaje eterno, que se la rebusca para llenar de alegría las noches valiceras…También en esas mismas noches, los barcitos se llenan de música…nunca falta quien toque la guitarra, ni quien improvise la percusión y entre velas, fogón y risas, las noches se hacen menos frías…porque…qué importa que haya luz eléctrica, todos sentimos un poco de nostalgia por el ambiente casi mágico que dan las velas…
Tengo que confesarles algo, aunque suene un poco exagerado, estoy totalmente enamorada de Valizas, y quién no lo está, es imposible no enamorarse de un lugar así, tan maravilloso, tan humilde, tan mágico, tan hermoso, tan, tan...es un amor de esos que no se olvidan ni por un momento...solo comparable al que siente el murguista por su querido carnaval…y cómo no amar ese cielo, el más lindo del mundo, tan estrellado, con la luz del faro del polonio iluminando cada 12 segundos...disfrutar del espectáculo de las Noctilucas, esos bichitos del agua, que todavía no sé bien qué son...cómo no amar esos ranchitos que están en la playa, que uno no se explica cómo hacen para sobrevivir a otro crudo invierno...cómo no amar la vida de esos pescadores, que la arriesgan, emprendiendo viaje al medio del océano para poder buscar eso que les permite subsistir...cómo no amar ese pueblo que me hizo y me sigue haciendo tan feliz...
Tal vez estoy aburriendo un poco con este relato valicero, claro que me queda mucha cosa en el tintero, mucho para contar, y un montón de personajes que no les presenté...no les voy a contar más...los invito a que lo conozcan quienes todavía no tienen ese placer y a que lo reconozcan quienes ya lo han hecho...disfruten de ese paraíso...y sobretodo cuídenlo, hay que preservarlo del asfalto y de las luces de neón...
Y Valizas es como el carnaval…está la murga que siempre promete volver…

"Desnuda desliza, su tierna malicia, en mar de Valizas, infiel" D. Viglietti
 
Inés, gracias por tus palabras. Lindas, fiel retrato de una Valizas que todavía se encuentra en la falda de la playa, alejada de los ruidos de la Valizas más urbana.
Gracias!!
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Nihil humani a me alienum puto (Terencio)